Dieta

Bullying: Cómo manejarlo

El término es tan popular que se utiliza sin tomar en consideración si es verdadero o falso en su accionar. Una definición muy sencilla sería: Se llama Bullying, al acoso físico y/o psicológico que someten de forma continuada a un alumno, sus compañeros.

En Guatemala, muchas son las personas que refieren ser víctimas de “bullying”, hay tres cosas que deben realizarse puntualmente para poder abordarlo con el debido proceso.

1. Identificar a las personas acosadoras con puntualidad y exactitud, ellos también deben ser apoyados

2. Denunciar a las autoridades competentes de la institución lo que está sucediendo, esta denuncia se hace por escrito, deben firmarle y sellarle de recibido.

3. Continuamente verificar si a la denuncia se le está dando seguimiento.

Si la institución no le resuelve en un tiempo prudencial debe acudir a las autoridades legales: MP, Procuraduría, etc. Llevar una fotocopia de la denuncia que ya realizó donde aparezcan la firma, sello y fecha de dicha entrega.

Ahora bien, ANTES de proceder de esta forma debe verificar si su hijo o hija está siendo víctima de acoso o no.

Hay varias formas de usar la palabra acoso para manipular alguna situación o evento:

a. Para explicar que un niño no está rindiendo en el colegio o escuela cuando lo que sucede es que el niño no cumple con sus obligaciones y los papás no cumplen con sus responsabilidades en cuanto a la atención de los niños.

b. Como excusa para no cumplir con los requisitos de las instituciones. c. Para llamar la atención como niño o para el niño.

c. Para llamar la atención como niño o para el niño.

El acoso puede destruir la vida de una persona, por ello es importante romper con el círculo. Empoderar a los niños que son víctimas, es imprescindible para que ellos sean los primeros en dar a conocer la situación. Como padres de familia fomentar la comunicación con los hijos para enterarse lo más pronto posible de lo que vive el niño. Hacer citas con los maestros, involucrarse en la vida escolar, conocer las amistades de los niños, son acciones que ya no se realizan o que se dejan para después y aunque el trabajo del adulto es importante hay que tener claro que los padres son los primeros responsables de lo que vive su hijo.

No hay que dejar de lado a los agresores, también son niños, muchos están sufriendo y descargan ese sufrimiento en sus iguales a través de la agresión.

Muchos son los ejemplos que se han publicado, que se exponen en las noticias, muchas personas hablan del bullying, observemos, involucrémonos, no dejemos que los niños y niñas sufra de acoso escolar, detengámoslo.

Licda. Luz Marina Cifuentes / Colegiado Humanidades 7053

*La información aquí proporcionada no pretende reemplazar ni complementar la consulta y el diagnóstico de su médico.

Temas